ANUNCIA GOBIERNO DE CUAUTITLÁN REAPERTURA ALBERCAS MUNCIPALES.



• Bajo estrictas medidas sanitarias se abrieron al 30 por ciento de su capacidad los servicios de las albercas municipales para los usuarios.

• Se llevó a cabo un trabajo de limpieza, señalización de instalaciones, capacitación y seguimiento para la atención a los usuarios,

El gobierno de Cuautitlán reabrió las actividades de las 2 albercas públicas municipales bajo un protocolo de seguridad sanitaria con el fin de asegurar las buenas condiciones de limpieza y calidad en el servicio para los usuarios, quienes desde hace varios meses dejaron de acudir por la aparición del SARS Cov2, así lo dio a conocer el Organismo Desconcentrado Municipal del Deporte.

Estas acciones están encaminadas a la reducción de los riesgos asociados a la enfermedad COVID-19, lo que la reapertura se dará de forma gradual y ordenada a través de la orientación, capacitación y organización del personal de la alberca pública municipal Bicentenario y de Rancho San Blas.

Dentro de las medidas sanitarias se continua con las ya establecidas, como el cuidado de la sana distancia, uso de gel antibacterial, el uso correcto del cubrebocas dentro de las instalaciones, así como no escupir y sobre todo hacer conciencia, que si tiene síntomas compatibles con la enfermedad no acudir a estos centros, aseveró el encargado de la alberca.

Se llevó acabo la señalización de las áreas comunes (como baños, vestidores, casilleros, cafetería, comedor y salas de juntas) con marcas en el piso, paredes y/o mobiliario, recordando la distancia mínima de 1.5 metros entre personas.

La duración de las clases es de 45 minutos y se hace obligatorio que presenten un certificado médico y signar una carta compromiso.

Los usuarios deberán ir recién bañados, con traje de baño puesto y con calzado deportivo, no habrá servicio de regaderas y solo se permitirá el ingreso de un acompañante en el caso de menores.

Se tomará la lectura de la temperatura a cada usuario antes de ingresar, el calentamiento será en el agua y solo habrá 4 personas por carril y deberán recorrer únicamente las áreas asignadas para tomar su toalla, así como el ingreso al vestidor, para después dirigirse al locker y la salida, tanto del usuario como del acompañante.

Además de establecer una política de control de usuarios que tiene el firme objetivo de prevenir el contagio de personas ajenas a las instalaciones

-informativo y no genera orden de inserción-